Nuestros Orígenes


Tradición centenaria libre de imitaciones

Ver más

Una maravillosa casualidad

Navegando en la memoria de nuestros mayores, recordamos que esta tierra fue transitada por pastores desde hace siglos, y esta tierra es Extremadura, al límite de la frontera de las provincias de Badajoz y Cáceres, en la zona conocida como "del Casar".

 

Esta zona es una planicie esteparia surcada de noroeste a sudeste por la sierra de Fuentes, de suelos arenosos, de poca fertilidad y escaso espesor, de clima continental, veranos largos y calurosos e inviernos suaves y cortos. Es historia de pastores y de transhumancia, de cuidados y de horas de soledad, de tradición y de memoria, leche y cuajo, es Historia del Casar...

 

Y no es sólo de hoy, es de antaño, de siglos precedentes, de Vías de la Plata, de romanos y de árabes, de reyes castellanos, de Sancho IV y de Reales Audiencias, de tiempos en los que el queso servía como moneda de cambio, de tiempos antiguos...

 

Y también de modernidad, de eficiencia y control, de calidad y de cariño, de empeños de esta tierra por recordar el pasado viviendo el presente, luchando por el futuro, es tiempo de Ahora y de Siempre.

 

Pastovelia y Pastoralia son la esencia de lo que durante siglos se ha ido creando, los mejores productos de la oveja y también de la cabra. 

 

Queremos mantener ese espíritu de los antiguos pastores de Extremadura ofreciendo productos ecológicos para aquellso que valoran lo esencial, lo natural y lo saludable, con el sabor de los alimentos de nuestros abuelos, con los cuidados y la calidad del siglo veintiuno.

Ese es el Espíritu Pastovelia y mantenerlo es nuestro objetivo...

 

Una maravillosa casualidad

Nuestro proceso de Elaboración

Nuestro proceso se inicia con la recepción de la leche de ovejas merinas y entrefino, a nuestros proveedores, certificados como de máxima garantía por la Denominación de Origen Protegida "Torta del Casar", pasando los más exigentes controles de calidad para mantener los altos niveles que la elaboración de nuestro producto nos exige en el firme compromiso para con nuestros clientes.

Posteriormente, en la fabricación, al tratarse de un producto tratado en crudo, se han de extremar los cuidados para mantener en el producto el aroma y los sabores diferenciadores que este producto atesora.

En el Cuajado, proceso mediante el cual se separa el suero propio de la leche, que se realiza posteriormente al trasiego de la leche de la cuba a la zona de cuajado y su correspondiente tamizado para eliminar impurezas, la leche se eleva de temperatura hasta los 26-32ª Celsius, añadiendole en ese instante el cuajo vegetal, principal característica de este proceso milenario, a través de un líquido obtenido de la maceración en agua de la flor del cardo Cynara Cardunculus.

Dicho cuajo, al provenir de un origen vegetal, confiere características diferenciadoras que hacen único al producto final, pues la mayoría de los cuajos utilizados en la elaboración de quesos proviene de origen animal.

Posteriormente, al cabo de aproximadamente una hora, se procede a un batido suave con la Lira, herramienta provista de múltiples hilos metálicos, que corta el cuajo hasta un tamaño inferior a los dos milímetros.

Es ahora cuando se procede a la introducción de la pasta láctea obtenida en los moldes, donde se procederá posteriormente a un prensado para eliminar el exceso de suero, dotándole de su forma definitiva, añadiéndole la sal necesaria y llevándolo a las cámaras de inicio, curación y finalización que, tras sesenta días de cuidados, darán lugar al tesoro culinario que atesoramos en nuestra fábrica, la Torta del Casar.

 

 

 

Nuestro proceso de Elaboración